giovedì 7 giugno 2018

El ratoncito de los dientes...


Aquì en Italia se usa decir "La Fatina dei dentini" o sea:
"La Hadita de los dientes" Quando naciò mi beba (hace casi 24 anos)
en la Radio Fides habìa abierto una emisora para ninos de 0-99 jaja.
Me encantaba! Canciones, cuentos, historias, programas de llamadas,
y hasta tenìan unos personajes que de vez en cuando iban a lugares
para recivir los nenes y dar a ellos recuerdos.
Entre las historias que narraban para los peques y con los que 
sognava yo el futuro de mis chikis, estaba la del ratoncito que venìa 
por las noches a llevarse el dientito y que les dejaba en su lugar una
monedita ( si no recuerdo mal) Esa misma historia se las narrè a 
mis peques cuando crecieron y estuvieron en edad de dientitos
de leche. Cuando però no eran tan meticulosos con el aseo de sus
dientes, les contaba lo que el ratoncito habìa escrito en una cartita
 a un nene que ledejò bajo la almohada un dientito sucio.
Asì que ellos se empegnaban en lavarse mejor los dientes.
Entre suenos, antes de la llegada de èsos momentos, me encontrè
en una revista vieja de la "Mary Maxim" un dibujo ya bordado que 
copiè, en vez del regalo, era un bastoncito de caramelo, lo hice asì
para poder dar la idea a èsa pequena bolsita donde les dejaba
una monedita, haciendoles creer que habìa sido el ratoncito.
Despuès de muchos otros anos, la he vuelto a encontrar, y con ella
los dientitos de mis bebos bien custodidos. Una tradiciòn que me
pasò mi papà y mi mamà (ellos hasta aretes en oro hicieron con los
dientes mios y de mi hermana!!) 
Puede ser que de èste bordado ya he escrito, puede ser que haya
hasta puesto la foto, pero es que, èste es uno de los bordados
a los que tengo tanto màs carino de tantos, por la ilusiòn en los
ojitos de mis ninos cada manana, la sonrisa que era mi sol y hacìa mi 
que mi dìa comenzara lleno de luz y de esperanza...

mercoledì 6 giugno 2018

Del sano e insano...

Este mes que pasò, me dì cuenta que necesito a todos
costos tener una hora libre para dedicar al menos al bordado.
Cualquier bordado o cualquier cosa que en la que tenga que
utilizar mente y manos. No se trata de "terapia" ma de algo que no
sè como explicar sin tener que relacionarlo por fuerza a terapia.
Como creyente en Jesùs, he comprendido a lo largo de los ultimos
anos que no necesito que de El para ser felìz. Todavìa no significa
que tenga por fuerza que dejar de ser o de hacer algo que en
realidad no es insano. No me ha nunca creado dependencia el 
bordado. Al inicio, solo el pensamiento que un "sal" le quitara el
gusto al hecho de bordar disfrutandolo sin tener que correr para 
terminarlo en fechas de cierre...no gracias! 
Insano ( y lo digo sin criticar ni juzgar a nadie) es querer bordar
mil cosas sabiendo que no puedo terminarlos, o coger un bordado
como èsos de tipo "retratos" super complicados en cuanto a colores,
donde sè ya que perderè la paciencia. O relacionandolo con el blog,
pensar que por fuerza tengo que "mostrar" algo, menos que menos.
De todo èsto me lo digo con sinceridad, me he cansado.
El bordado que vèis lo tuve que recomenzar de nuevo. Un dìa hace
"chorro-cientos" anos que lo habìa comenzado con mucho entusiasmo
y hasta lo habìa puesto en "regalo" quando un cafè se me chorreò 
encima y hasta ahì llegò. Por no hablar del color del hilo! Un "chocolate"
numero 379 de la marca Anchor, que ya ni se encuentra o si lo 
encuentro es en viejisimas mercerìas en "Nalgalandia" y si no es el 
mismo "bagno" o matìz, ir a compromisos con el mismo para que no
se note. De todos modos no me rendì. Ya casi lo termino.
Con un poco de nostalgia y de tiempo he retomado mi blogsito y con
otro poquito de nostalgia por el otono, lo he vestido de colores 
apagadones, pero que me "envuelven" en el "ensueno" de los albores
del 2008 cuando empezè a "navegar" en las redes de internet y todo
me llenaba de entusiasmo...hoy menos, serà la edad, serà la vida
o el mundo ingrato en el que vivimos...no sè.
Bendiciones.